,

500 metros de Barcelona – Trofeo “1 globo, 2 globos, 3 globos”

  • Una prueba para que los más pequeños se sientan “pilotos por un día”
  • Tendrá lugar en la recta del Circuit el viernes, sábado y domingo

Barcelona, 28 de marzo de 2017.– Desde su nacimiento, uno de los objetivos de Espíritu de Montjuïc ha sido acercar el deporte del motor al gran público y en especial a una parte muy importante de las familias: los más pequeños. Y entre los atractivos de este espectáculo está sin duda poder moverse en el paddock y vivir las carreras como se hacía en la época dorada de la montaña mágica, donde los aficionados podían acercarse a los equipos, pilotos y coches para disfrutar de lleno y en primera persona el ambiente de las carreras.

Esta cercanía es lo que hace que cualquier pequeño que pase con sus padres el fin de semana en Espíritu de Montjuïc se convierta en un aficionado al deporte del motor y a los clásicos para siempre. En la sexta edición de este espectáculo para todos los públicos, Espíritu de Montjuïc quiere que los más pequeños se sientan pilotos por un día en una prueba creada especialmente para ellos: Los “500 metros de Barcelona–Trofeo “Un globo, dos globos, 3 globos”.

La prueba, que tendrá lugar a mediodía de cada una de las jornadas y en el marco de las actividades diarias de Espíritu de Montjuïc, será disputada por jóvenes pilotos de entre 3 y 8 años, en la recta principal del Circuit de Barcelona-Catalunya con una distancia a recorrer de 500 metros al volante de sus vehículos a pedales.

La salida será “Tipo Le Mans”, con los pilotos situados enfrente de sus coches para echar a correr cuando se de el banderazo de salida, montándose en sus bólidos y poniéndolos en marcha para dirigirse a toda velocidad hacia la meta… 500 metros más lejos.

El vehículo que la organización ha elegido para celebrar tan singular competición será un mono-tipo LEGENDS Clásico, propulsado a pedales y que puede alojar a pilotos de la citada edad, siempre y cuando no superen la estatura de 110 cm. La velocidad máxima que pueden alcanzar estos vehículos… bueno ¡depende de lo entrenado que esté para pedalear el piloto!

La prueba, similar a las que se celebran en los grandes eventos de motorsport histórico de Europa, en el conocido Goodwood Revival o en Le Mans Classic, pretende consolidarse como un clásico dentro del evento y contribuir año a año a que los más jóvenes disfruten de Espíritu de Montjuïc formando parte activa del espectáculo, como lo hacen sus mayores a los mandos de los Fórmula 1, los Sport Prototipos o los GT y Turismos.

Será, sin duda, un atractivo adicional para los más jóvenes que contribuirá a fomentar la afición y a crear los aficionados del futuro al deporte del motor y a los clásicos. Esta afición, como pocas otras, les brindará el día de mañana poder disfrutar de su hobby en primera persona, como coleccionistas o pilotos en alguna de las múltiples disciplinas deportivas del deporte del motor, o como aficionados que viven las carreras como espectadores.

Ellos serán la nueva sabia que seguirá alimentando nuestra afición para que siga creciendo entre el público de nuestro país y coloque el deporte del motor en el lugar que le corresponde en el panorama nacional. Los pequeños serán los coleccionistas del futuro, los que mantendrán el patrimonio automovilístico para disfrute de las generaciones venideras, los guardianes de esas joyas del motor, custodiándolos para las nuevas generaciones.

Pero mientras tanto y mientras crecen, se divertirán de lo lindo disputando los “500 metros de Barcelona–Trofeo “Un globo, dos globos, 3 globos”, algo que sin duda quedará grabado en sus recuerdos para siempre.